“La Gallina Degollada” y “El Hijo”, Horacio Quiroga

220px-Horacio_Quiroga_1897

 

En esta publicación me concentraré en dos historias particulares de Horacio Quiroga: El Hijo y La Gallina Degollada” puesto que, además de que las acabo de leer, han sido recomendaciones de una persona a quien le deseo lo mejor del mundo, especialmente que mejore para que vuelva a abrazar a su hija.

Para empezar, me gustaría decir que Horacio Quiroga es un autor que comencé a leer desde que estaba en secundaria, pues era un lectura que debíamos hacer en mi colegio. Leí relatos cortos, pero luego de ello no volví a interesarme más en él hasta que hablando, hace unas 2 semanas, me recomendaron leer “La gallina degollada” y “El hijo” pues, para la persona, y al igual que a mí, era una lectura obligada en su escuela y, cito, “luego de que la leí no la olvidé, se me quedó grabada”. Gracias a ello, prometí leerlas (y lo hice ese mismo día) para comentarlas luego.
La gallina degollada:
Todo comienza con la pareja formada por Mazzini y Berta, quienes, como fruto de su relación, conciben a su primogénito: un niño hermoso, sano y el más amado. Sin embargo, una noche el pequeño convulsiona violentamente,  cuando el médico llega, ya es demasiado tarde. El niño de año y medio queda con su “lengua entre los labios, los ojos estúpidos, y volvía la cabeza con la boca abierta.”.
Luego de ello, la pareja concibe a otro hijo, con quien se encariñan más que nunca, pero a quien le sucede lo mismo… Al tener a su tercer hijo, lo sobre protegen de tal manera que ante lo más mínimo acudían a él, cosa que no lo salva, ni a él ni a su cuarto hijo, de padecer ese “idiotismo”, como le llaman, y debido a su condición, empiezan disputas entre Berta y Mizzini, además de malos tratos hacia sus cuatro hijos. hqdefault
Lo más interesante de la historia ocurre cuando el matrimonio tiene a su quinta descendencia, una niña: hermosa, pequeña y sana. A quien protegen y cuidan con desvelos. A quien parece que no le ocurrirá lo mismo. Entonces, ¿qué consecuencias traerá la llegada de esta pequeña y sana criatura a la vida de Mazzini, Berta y sus otros cuatros hijos con “idiotismo”?rojoEn relación a mi opinión, la historia nos expresa o grita que todo sucede por alguna razón, que la vida no siempre es sencilla y que nuestros actos, en este caso, son determinantes puesto que podemos ser el ejemplo de alguien, la admiración de personas que quizás no conozcamos, y por lo tanto, nuestra manera de actuar es importante, porque algún día ellos podrían hacer lo mismo que nosotros hemos hecho. La inocencia puede ser definida de diversas formas, pero algo que tenemos que tener en cuenta es que tanto los niños como aquellos con ciertos problemas neurológicos, no son capaces de hacer pleno uso de sus facultades mentales y por ello debemos de ser cuidadosos a la hora de expresarnos y actuar delante de ellos, pues  tienden a copiar estos patrones de comportamiento.
Para una explicación más detallada de a lo que me refiero, los invito a que busquen un clásico en la teoría del aprendizaje social, el  “experimento del payaso bobo”.
El hijo:
La historia trata de un padre viudo y su hijo de trece años. El pequeño es todo para el padre, sus ojos, sus anhelos. Lo ha criado lo mejor que ha podido, padre1enseñándole a ser cuidadoso, a ser intrépido y a cazar, algo que el padre cree que es un beneficio, en especial porque su hijo ya sabe manejarse con una escopeta, cosa con la cual él no contaba cuando tenía su edad.
Un día, el padre envía de caza a su hijo. Éste, muy obediente, escucha con claridad lo que su padre tiene que decir, promete volver al mediodía y emprende su travesía.
La historia comienza a tomar mayor intriga cuando se hacen las doce y el chico no ha llegado, el siempre puntual y obediente joven de trece años no ha regresado. El padre repasa mentalmente el camino que tomó su hijo y recuerda tantos peligros que pueden acechar por doquier, es allí cuando el tiempo más avanza y mayor es su preocupación… entonces, ¿qué ocurrirá?
Esta historia tiene algo que me recuerda que somos seres sociales, necesitamos de otros y nos apegamos fuertemente a la compañía de quienes nos rodean, generalmente. Sin embargo, también me recuerda que este autor tiene un gran talento a la hora de hacernos partícipes de lo que está ocurriendo en su relato, nos invita a preocuparnos por el chico, a aliviar nuestra conciencia y a interesarnos por lo que ocurrió. Sinceramente, uno de los mejores que he leído de Horacio Quiroga. hijoqui1

Para  “La gallina degollada” un 7.5/10 y para “El hijo” un 8.5/10

Espero que les hayan gustado ambas sinopsis y mis pequeñas opiniones. Son lecturas cortas, si les ha llegado a interesar, no duden en comentar sus perspectivas al respecto.
¡Saludos a todos!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s